No compartas mentiras, por favor

Cread@r de contenidos, no compartas mentiras: usa Portalcheck

Hacerse un hueco y ser visible en el universo digital cada vez es más difícil. Los creadores de contenido tienen que tirar de imaginación para conectar con los potenciales públicos, y la tentación de hacerlo a través de un contenido viral de dudosa procedencia es demasiado grande. Sí, es difícil llegar a la gente, pero por favor, NO COMPARTAS MENTIRAS. Comprueba lo que vas a compartir porque, sobre todo en estos terribles tiempos de pandemia, el daño que puedes llegar a hacer es inmenso. No está el horno para bollos, vaya.

El click fácil, el botoncito share están al alcance de la mano. Te llega un enlace escandaloso por WhatsApp y el dedo va más rápido que la cabeza: compartes entre todos tus contactos. Estos a su vez comparten entre sus contactos: la mal llamada fake new se hace viral. Se pone de manifiesto una triste realidad: la mentira se abre camino con más facilidad que la verdad.

La ponzoña digital: el objetivo de los verificadores

WhatsApp es una herramienta de mensajería muy potente y práctica, pero desde su nacimiento se ha transformado también en un enorme contenedor de ponzoña. A diario nos llegan supuestas noticias sobre temas escandalosos que lo único que pretenden es crear malestar y enfrentamiento entre los ciudadanos. Si creas y compartes contenido, que sepas que hoy en día hay muchas iniciativas que se dedican a lo que se ha llamado «verificación de datos» o «chequeo», es decir, personas que se dedican a bucear entre la mierda digital para encontrar mentiras y demostrar que lo son. Mentiras, inexactitudes, titulares retorcidos que inducen a pensar algo que no es cierto… a diario los verificadores de datos se encargan de rastrear aquellas mentiras que se viralizan para demostrar que son falsas.

¿Y como sabemos que las pruebas que aportan los verificadores son ciertas? Porque te dan las herramientas para que verifiques al verificador. Te dan los enlaces y los testimonios que demuestran lo que afirman, para que tú mismo o misma puedas comprobar que su afirmación es correcta.

¿Por qué hacen falta personas que verifiquen lo que se mueve por redes y WhatsApp?

Hasta hace poco no terminaba de entender la necesidad de los verificadores, puesto que esa es en esencia parte de la función del periodismo: contar los hechos relevantes para la ciudadanía y descubrir a los «malos». Pero actualmente estoy realizando un curso de Desinformación y Fact Checking que me ha hecho cambiar de opinión. Ya que, tal y como comentan en el curso, la irrupción de herramientas como WhatsApp y las redes sociales, han creado un caldo de cultivo perfecto y poco controlable de difusión de mentiras. Hasta entonces, los medios de comunicación habían hecho de filtro: toda la mierda que llegaba a las redacciones se desechaba y no tenía posibilidad de llegar a la opinión pública. Pero con la llegada de las redes y la mensajería instantánea, los «malos» encontraron su maná. Bajo la falsa premisa de estar en uso de su libertad de expresión, comenzaron a difundir más y más porquería tendenciosa cuyo objetivo es que, cada día, nos levantemos con la sensación de que vivir no vale la pena.

Entonces surgieron grupos, sobre todo de periodistas, que buscaron la manera de contrarrestar este efecto. Como digo, no es nada fácil, sobre todo si el bulo circula por WhatsApp, porque no hay forma de enterarse de su existencia hasta que llega a tu móvil. Las redes sociales son públicas y es más sencillo encontrar la suciedad (además de que hay herramientas informáticas que ayudan en esta labor… pero esto es otra historia y será contada en otra ocasión), pero con WhatsApp todo se complica.

¿Y qué hago ahora? Usa Portalcheck

¿Y ahora qué haces? Sobre todo, respirar hondo antes de pulsar share. Y después, hacer una rápida búsqueda en tu buscador favorito: seguramente alguien ya esté tratando de compensar el efecto de esa mentira o inexactitud que te ha llegado y encontrarás las razones que aporta para demostrar que ese contenido es falso. En España hay varios grupos que ayudan en esta labor:

✅ Efeverifica

✅ Maldita

✅ Newtral

Pero hoy he venido a hablar de mi libro… No, es broma, hoy vengo a hablar de Portalcheck. Esta es una iniciativa que busca poner al alcance de tu mano recursos útiles para chequear información y no compartir desinformaciones (¡mentiras!). Es un trabajo colaborativo, realizado por UNESCO, junto con Chequeado y LatamChequea, financiado por la Unión Europea. Portalcheck recopila información recogida por verificadores latinoamericanos. En esta web hay propuestas de actividades para trabajar en las aulas de los colegios, así como recomendaciones para gobiernos y otras instituciones.

Pero lo que más me ha gustado, por su importancia, es el apartado dirigido a influencer y generadores de contenido varios. Aquí encontrarás tips para ti, para evitar que seas un eslabón más en la difusión de bulos. Se trata de consejos que, si los implementas, harán que te quedes más tranquilo o tranquila cuando compartes algo que te ha parecido interesante.

Y  por cierto, ahora que está en la calle el debate, recuerda: la libertad de expresión siempre ha tenido límites.

Pero no me creas, verifícame 😉.

Rating: 4.9/5. From 8 votes.
Please wait...
Publicado en Blog news, Periodismo, Redes sociales.

Periodista, escritora y community manager. He trabajado en radio (Mungia Irratia, Santurtzi Irratia), agencias de noticias (Europa Press) y prensa escrita (Deia, Periódico de Aragón). He desarrollado labores de redactora y maquetadora, me he formado en fotografía y comunicacion corporativa digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 1 = 8